viernes, 10 de julio de 2009

LA CACHINA

La Cachina o ese lugar a donde paran todas las cosas que te roban en la calle, es simplente eso, el principal centro comercial turístico de la capital a donde van a parar todas las cosas (ya sean iPods, zapatillas, tus calzones, ó celulares) que te robaron o te robarán alguna vez.



Ubicada en la mejor zona comercial de Lima, alejada de maleantes, malhechores y (sin mucha suerte) malolientes, en la Cachina encontrarás un ambiente agradable donde podrás realizar tus compras con un ambiente de seguridad con los más bajos precios del mercado (cosa que ni en sueños encuentras en lugares como el Jockey Plaza Choping Center ó en Larcomar).



Historia




Hace 10 años, los comerciantes de La Cachina eran encontrados siempre por las tranquilas zonas del centro de Lima, esperen, esperen... ¿hace 15 años?, las calles del centro de Lima ni de a cañones eran tranquilas... bueno, en fin, la cosa es que siempre eran encontrados comerciantes en las calles del centro de Lima (y con esto me refiero en la calle, acera, vereda, en el piso). Pero dada la inseguridad que tenían (malos policías corruptos, redadas, etc) decidieron juntarse, formar un sindicato, contratar un arquitecto barato para que les haga una maqueta de un centro comercial, llamar al alcalde, hacer una conferencia de prensa y tomarse unas fotos. Claro que no fue muy fácil esto, ya que se toparon con que no tenían un terreno, y observaron que en la Av. Argentina había un pampón que nadie utilizaba (ni se preocupaban por utilizar, considerando su estratégico punto comercial) y un día de uno en uno llegaron con sus triplays y misma invación se apoderaron del lugar, instauraron una junta de acreedores, firmaron una hoja que ellos llamaban contrato y se pusieron a vender.
Así estuvieron por años, hasta que vino Luchito Castañeda, con su sonrisa de falsete, y los desalojó para hacer un estacionamiento consesionado (y un poquito de áreas verdes) en pro del bienestar y verdor de la ciudad. Los comerciantes reclamaron su derecho de estar donde quisieran, pero a Castañeda le importó un pito. Luego estos se organizaron y compraron terrenos por la zona (luego de por lo menos diez años en el oficio debe darte algo de plata sobre todo si traficas con algo que no te valió nada).






El lugar

Convenientemente ubicada en la Av. Argentina, en la Cachina encontrarás alegres vendedores, en cómodos stands de un metro cuadrado amenizados con la música de moda en París, Tokio y Santiago de Chuco, siempre con la mejor seguridad posible, servicios higiénicos, food court, señores que alquilan celulares y un paradero para taxis en la esquina.





Productos




1.- Tus zapatillas: Un producto muy común, si es que deseas comprarte unas, te convendría preguntar si el anterior dueño tenía problemas de pies pestilentes.


2.-Tus celulares perdidos: ¿No has visto por ahí un Sony Ericcson KMS33.1 con un sticker de Hello Kitty?, me pasas la voz pe,


3.-Ropa Hugo Boz, Roverto Caballi, Dolce Kabana, Hermenegildo Segna, etc: Yo me cuidaría que no se vea muy bamba.


4.-Los videos eróticos de Cromwell: Yo este... no dije nada.


5.- iPods, mp3s, mp4s y mp5s: Pues hay una gran variedad de tipos y accesorios.





Entrevista a un Honesto Vendedor







Frayjodas: Nos encontramos acá con el señor Amigo D'loajeno, un comerciante con más de 30 años trabajando en La Cachina. Diga señor,¿qué siente cuando ve a un policía?


Comerciante: (escondiéndose) Uy conchasumare, tombo ¿donde?



Frayjodas: No, no, si en este momento pasara un policía, ¿que sentiría?


Comerciante: No pe mano, acá en Cachina trabajamo' honesto tio. Esto artículo son traido desde China.


Frayjodas: Pero esta camisa es Ermenegildo Zegna!


Comerciante: Y se la dejo a 60 lukas pa' el mister.


Frayjodas: ¿Pero es original?


Comerciante: Claro ps, me la mandan de los unites, pero solapa nomás.


Frayjodas: ¿Y no tendrá nada como para mi?


Comerciante: Claro, acá tenemos las últimas carteras que hizo ives sainte leurent


Frayjodas: Me llevo dos saoo.











Típico vendedor de la Cachina.










FIN





3 comentarios:

Beto// dijo...

Acá en La Paz también hay lugares así, y lo mas chistoso es que a los vendedores les dicen Albertos, muchas veces me siento aludido... Saludos!

VANE NOCTAMBULA dijo...

no creo que todos los vendedores sean como los de la foto..
que gracioso el dialogo
mira que yo veia la cachina desde esa perspectiva comica..
saludos

Luis dijo...

Yo este tipo de mercados los descubrí aquí en México. Uno de los clásicos es ir a recomprar tus espejos retrovisores que en la agencia cuestan entre 5 y 10 veces más que recuperar los tuyos..y digo yo..¿por qué no piden directamente el dinero y así ya ni los quitan? (bueno, supongo que de alguna forma hay que pagar el "servicio". Si no, se acostumbran a no trabajar..y ya no hay quien los enderece...jeje y je.